Relajación vascular y regulación cardíaca para dormir

La relajación vascular y regulación cardíaca son otros de los ejercicios básicos que ayudan al buen dormir. Cuando se ha conseguido dominar el primer ejercicio se empieza a practicar también el segundo y tercero, que corresponderían a la relajación vascular y regulación cardíaca.

Este consiste en añadir a la sensación evocada en el primero, la de “este brazo está caliente”. El brazo escogido ha de ser el mismo que el del ejercicio anterior.

Relajación vascular

Enseguida sobre viene una sensación de calor que se localiza en el codo y en el antebrazo. Esto se explica porque hay una dilatación de los vasos capilares de la piel. La sensación, lo mismo que en el caso de la pesadez, se extiende por “generalización” a todo el cuerpo y el resultado es una sensación hipnótica y sedante muy agradable.

Este ejercicio tiene una contraindicación en el caso de personas que padecen alguna enfermedad del corazón. En esos casos, los ejercitantes que padecen tales afecciones, deben consultar antes con el médico.

El ejercicio requiere un entrenamiento de dos semanas para llegar a dominarlo. Una vez que se realiza con facilidad, se pasa a la práctica del tercero.

Regulación cardíaca

Se práctica en posición de decúbito supino. El antebrazo derecho se coloca sobre el tórax mientras la mano descansa sobre la región más próxima al corazón (bolsillo superior izquierdo del chaleco). El brazo izquierdo se mantiene en la posición señalada completamente inmóvil.

Se siguen los pasos correspondientes a los dos primeros ejercicios: primero tranquilidad, des-pues pesadez y finalmente calor en el brazo derecho. En ese momento, la concentración realizada sobre el brazo derecho permite percibir los latidos del corazón en la palma de la mano. Cuando esto sucede, no hay más que representar la imagen de un corazón que funciona con tranquilidad mediante la frase: “el corazón late tranquila y fuertemente”.

Cuando se ha conseguido sentir el corazón y su funcionamiento tranquilo -tras varias sesiones de entrenamiento-, puede dejarse de colocar la mano de la forma descrita porque ya no será necesario.

El ejercicio se realiza de la misma forma dos o tres veces diarias durante dos semanas hasta dominarlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *