Trastornos del sueño, problemas con el insomnio

Entre los trastornos del sueño o los problemas más comunes con el insomnio está la flexibilidad del organismo para soportar disminuciones del sueño y la comprensión de que el sueño es la expresión máxima del reposo pero no la única manera de descansar (el reposo relajado tiene efectos reparadores maravillosos), debería servir como una idea positiva para aquellas personas que padecen insomnio por los complejos trastornos del sueño, los que entran en el círculo vicioso del insomnio.

El miedo al insomnio, cuando caemos en el círculo vicioso

Trastornos del sueño, el círculo vicioso del insomnio

Estas personas son aquellas que desde el momento en que se acuestan están pensando desesperadamente en dormirse,(esto puede convertirse en un trastorno del sueño grave) lo cual es la mejor manera de alejar la posibilidad de conciliar el sueño. Para ellos, el ver que no consiguen dormir supone un aumento de su deseo ansioso de dormir pensando en la fatiga que tendrán al día siguiente, lo que provoca una mayor imposibilidad de hacerlo creando un gran problema con los sueños reparadores.

Entran en un círculo vicioso en el que cuanto más quieren dormir menos consiguen que el sueño les domine. En la noche siguiente, el recuerdo del trastorno, supone volver a colocarse ante el sueño con el mismo temor y, de esta forma, se convierten en los individuos menos queridos por Morfeo.

Lo intentan todo, se levantan, leen un rato, fuman, dan vueltas, cuentan ovejitas y no paran de dar vueltas a su trastorno del sueño y el deseo de dormir. Al fin, agotados se duermen, pero esta situación se les repite a lo largo de muchas noches si es que la falta de sueño de la noche anterior no les protege o no consiguen corregir su defecto o trastorno del sueño.

Ya se han visto algunas de las consecuencias de la ausencia selectiva de uno u otro de los dos tipos de sueño. Si esta falta de sueño es relativa, es decir la disminuimos en dos o cuatro horas durante un período de tiempo, de, por ejemplo, una semana; en general, el rendimiento no tiene merma apreciable. Esta es una situación muy conocida por muchas personas que en determinadas épocas de su vida han de dedicar un tiempo menor a su sueño. Si se les pregunta si se encuentran cansadas o tienen dificultades en llevar adelante su trabajo, contestarán la mayoría que no. Esta es, desde luego, una respuesta que resulta de una auto observación simple. Y es por lo tanto un principio de trastorno grave del sueño.

Lo cierto es que, aunque no se noten marcadamente los efectos de la ausencia parcial de un sueño normal -y esta normalidad varía para cada individuo- hay una merma de nuestras facultades.

De todas formas y, sobre todo para aquellas personas que son muy culpables de su insomnio o de un dormir de mala calidad porque se lo buscan con su modo de vida, hay que subrayar que debería caracterizar a sus noches una normalidad en los horarios y el relajamiento que procure un equilibrio en la proporción de los diversos estadios y ciclos de su dormir. Sólo así sacarán un rendimiento suficiente de él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *